¿Y ahora qué?

¿𝐃𝐞𝐜𝐢𝐝𝐢𝐝𝐚 𝐚 𝐫𝐞𝐚𝐥𝐢𝐳𝐚𝐫 𝐮𝐧 𝐜𝐚𝐦𝐛𝐢𝐨?

Si has decidido que es el momento, tienes que tener presente 2 cosas súper importantes: Disciplina y Motivación.

Te podría dar sus significados según la RAE o Wikipedia, o te podría decir su origen etimológico pero realmente eso es lo que menos me importa.

Me gustaría compartirte lo que significó para mi comprender su verdadero significado, la relación entre ellas y como sirvieron de detonantes para realizar mi cambio.

Detrás de toda motivación hay escondida una emoción, un sentimiento, un deseo que te impulsa a realizar la acción.

Imagina que una tarde de sábado estás de compras y te pillas un hermoso bikini con salida de baño a juego, que le sientan divino a ese par de sandalias que te compraste el año pasado. Llegas a casa y te lo pruebas en la comodidad de tu habitación, mirándote en el espejo todos los ángulos habidos y por haber, buscando la más mínima imperfección (confiésalo, así somos todas) Crees conveniente apuntarte al gimnasio y así lucir espectacular para este próximo verano que está a la vuelta de la esquina.

Ahí tienes tu motivación.

Empieza la semana y te levantas muy temprano. Transcurre el día, tú feliz y emocionada por tu primer día de gym. Tu mente vuela y ya te visualizas con un súper bronceado, luciendo ese pedazo de bikini.

Llega el martes y no tan entusiasmada vuelves a ir a entrenar. El miércoles, ya no estás  tan convencida y tienes menos actitud. Estamos jueves y te dices…bueno, ya he ido 3 días y me voy a dar un descanso porque es bueno para mi cuerpo (te vendes a ti misma la idea que ir al gimnasio, hoy, no es bueno) Acaba la semana y sólo fuiste los 3 primeros días.

Empieza una nueva semana y piensas…borrón y cuenta nueva. Intentas con todas tus fuerzas ir a entrenar pero te auto-convences que estás agotada, que has tenido un día muy duro y que te mereces descansar.

Es ahí donde entra a tallar la disciplina.

Donde se termina la motivación empieza la disciplina.

Y es que no hay fórmula mágica, siento decepcionarte. La disciplina es una lucha diaria y constante contigo misma para crear uno o varios hábitos. Pero recuerda eso de “pasito a paso” porque si pretendes realizar un cambio de 180° de un día para otro, créeme, fracasarás. Empieza por algo sencillo. Te propongo algunas ideas para que des ese 1er paso:

-Empieza a beber más agua. Pon una botella/vaso en tu mesa de trabajo.

-Agradece todas las noches antes de dormir. No te pido que reces, solo di: Gracias. Sin más.

-Que lo primero que hagas por las mañanas al abrir tus ojos sea sonreír. ¿Te parece poco haber despertado?

Son cosas sencillas que no te costarán ningún esfuerzo ni tampoco tiempo. Por el contrario te irán disciplinando. ¿Te acuerdas de la mítica frase: encerar y pulir de la película Karate Kid? Pues algo así.

La motivación sube y baja y no siempre es la mejor opción cuando te planteas un cambio mientras que con esta ecuación tienes el éxito asegurado.

4 comentarios sobre “¿Y ahora qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s