Se acerca mi cumpleaños…

En realidad no, bueno sí…cada día que pasa me acerco más a mi gran día.

Yo soy de las que celebra: globos, tarta, música, invitados. Disfruto celebrar y amo compartir.

Pero qué pasa cuando estás próxima a cumplir 40 años. No pasa nada, pero tengo sentimientos encontrados. Por un lado tengo ese deseo vertiginoso de tirar la casa por la ventana pero por otro lado pienso que todo ese dinero lo puedo invertir en algún caprichillo.

Ojo, no es la tan sonada crisis de los 40. Este planteamiento viene porque  al pertenecer a la “favorecida” clase media trabajadora no me puedo permitir la mega fiesta con el mega viaje…ya me gustaría hacer ambas cosas.

Y entramos al quisquilloso tema del dinero que es de lo que realmente te quiero hablar. ¿Sabías que todas las personas tenemos una relación con el dinero? Esta puede ser positiva o negativa, todo depende de tu percepción, tus creencias y tus experiencias con él.

Hace algún tiempo empecé a investigar sobre el tema y cuál fue mi sorpresa al descubrir que mi mentalidad era de escasez (relación negativa)

Al  hablar de escasez lo solemos asociar a lo económico y no es así. Hay escasez emocional/afectiva, escasez de salud, escasez espiritual…cada una de ellas daría para un nuevo post.

Alguna  vez habrás oído ese refrán “soplar y sorber, todo no puede ser” que vendría a ser algo así como que no todo en la vida se puede tener. Pues yo estoy convencida que se puede lograr, la limitación está en nosotros y en nuestros pensamientos. Tienes que buscar y desarrollar ese sano equilibrio.

Volviendo al tema, el dinero no es bueno ni malo. ¿Qué es el dinero? No es más que una herramienta de intercambio, un vehículo a la libertad, lo que hagas con él es lo que le va a dar significado.

No me avergüenza decir que me gusta el dinero, está para cumplir sueños, para darme cosas y para ayudar a quien lo necesite.

Y quizás hoy no me pueda permitir la mega fiesta con el mega viaje pero sé que es cuestión de tiempo…estoy aprendiendo a vivir en armonía con el universo y trabajando duro porque nada cae del cielo y la única responsable de la escasez o la abundancia en mi vida, soy yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s